viernes, 20 de febrero de 2009

0 6453 0

Comer tantas flores me ha puesto la lengua morada, y no se me quitó hasta comerme un pedazo de torta de cumpleaños de alguien que ya no está (pero eso es otra historia).
Me cuestiono desde hace cuanto me gustan las flores, y de dónde me vino eso “gusto semanal”,porque toda la semana he comido lo mismo, y sin aburrirme, lo cual, en mi caso es un reto, he de confesar que comer no es mi fuerte e igualmente no creo que la otra semana mi metabolismo marciano quiera rosas otra vez. Hasta me ha parecido un crimen°°. Algún tipo de canibalismo extraño, inusual, pero no raro.
Ayer asesine flores en el parque de los periodistas, las sazone con sésamo y leche condensada, las volví collage, alimento y fotografía, las transformé en algo que no existían, bueno, para mi, que las flores siempre han sido un tipo de comida enmascarada en su belleza para que se les compadezca°°°.
Siempre me ha gustado probar las cosas diferentes, las que dicen que no se comen y las cosas de colores, por mi boca han pasado todos los detergentes que usan en mi casa, los betunes, la tierra y el cemento, (etcétera, etcétera, etcétera) quizá lo único que no ha pasado sean los vidrios, o las espinas. Solo experimento. (eso también es otra historia). Me como el aire, los colores , el viento.Los perfumes de piel, los alientos de besos, las sonrisas moradas, las briznas del pensamiento, me lo como todo y siento tanto, y siento que a mi cuerpo no lo gobiernan mis sesos.
Pero ya no quiero flores, y es que las flores las llevo por dentro, en mis entrañas y en mi pecho, como una orgía de ideas en las que no cabalga el pensamiento,en las que apenas si éste toca las bridas de mis excelsos sueños.Y mi mundo se trastoca cuando veo mi teléfono, cuando hago tantas cosas que antes eran un abismo, cuando leo, escucho y siento, cuando me pregunto qué quiero, y para saber la respuesta no recurro a mi pensamiento. Es que no lo necesito

°°El señor gato me preguntó hoy qué eran las rosas para mi, le respondí que eran espasmos de felicidad escupidos por el cielo, y en tal caso comerme ese tipo de espasmos sería según el, un crimen subjetivo.
°°°Les debo las fotos de mi manjar, las tiene Yoha.

2 comentarios:

Lorena es todas o ninguna dijo...

Odio las rosas. Me gusta la manzanilla, que sí es comible, nunca he comido rosas, debe ser porque las odio igual que al pescado.

Sumercé está loca... Pero todos tenemos nuestra locura.

unas correciones: Canibalismo. Existía.

danae dijo...

jejej si...estoy loca.Un poquito