martes, 4 de agosto de 2009

0 3246 0



Y uno quisiera estar entre la página 72 y 73, enredado en alguna vocal retorcida y las consonantes bien versadas, donde se leía:"...No ganaba nada con preguntarse qué ahcáia allía a esa hora y con esa gente, los queridos amigos tan desocnocidos ayer y mañana, la gente que no era más que una nimia coincidencia en el lugar y el momento"
No me afana terminar de leer el libro y apurar las letras
hasta que se conviertan en un puré ilegible, basta la invocación a Errol o a Coltrane para musicalizar las letras, para creer que alguna vez existió la máquina de escribir con redondas blancas y negras.

Rayuela, una pequeña Biblia musical

1 comentarios:

Poetas Anónimos dijo...

Buenos días

Pasaba por tu Blog con intención de invitarte a participar de "Poetas Anónimos", seria un gusto que estés entre los usuarios y/o comentaristas,
intentamos seguir construyéndolo como hace ya mas de un año, en comunidad de escritores(POESÍAS, CUENTOS, ETC).
la direccion es http://poetasanonimossa.blogspot.com
en la pagina esta como registrarte para poder publicar, espero su respuesta, muchas gracias.
El mail por cualquier duda es poetasanonimossa@ymail.com.

Poetas Anónimos